Cómo hacer níscalos: una guía completa para disfrutar de este delicioso hongo

Tabla de contenidos

Los níscalos son un tipo de hongo muy apreciado en la cocina por su sabor y textura únicos. También conocidos como robellón, rebollón o pinarolo, los níscalos son muy versátiles y pueden utilizarse en una gran variedad de platos. Además, tienen propiedades nutricionales beneficiosas y se consideran una excelente fuente de vitaminas y minerales.

Si te preguntas cómo hacer níscalos y sacar el máximo provecho a este ingrediente, estás en el lugar indicado. En esta guía completa, te enseñaremos diferentes formas de prepararlos, desde recetas sencillas hasta opciones más sofisticadas.

Preparación y limpieza de los níscalos

Antes de comenzar a cocinar los níscalos, es importante prepararlos adecuadamente. Sigue estos pasos para limpiarlos correctamente:

  1. Comienza cortando los tallos de los níscalos a ras del sombrero. Retira también cualquier parte del sombrero que esté dañada o magullada.
  2. Con un cepillo de cerdas suaves o un paño húmedo, limpia suavemente los restos de tierra o cualquier impureza que pueda haber en los hongos.
  3. No laves los níscalos con agua, ya que absorben mucha y podrían perder su sabor y textura.
  4. También puedes optar por retirar la piel exterior del sombrero si lo prefieres, aunque esto es opcional.

Una vez que los níscalos estén limpios, puedes proceder a cocinarlos según la receta que hayas elegido.

Recetas sencillas con níscalos

Si es la primera vez que cocinas níscalos o simplemente quieres disfrutar de su sabor natural, estas recetas sencillas son ideales:

Níscalos a la plancha

Esta es una forma muy fácil y rápida de preparar los níscalos:

  1. Calienta una sartén a fuego medio-alto y añade un poco de aceite de oliva.
  2. Agrega los níscalos limpios y sazona con sal y pimienta al gusto.
  3. Cocina los níscalos durante 6-8 minutos, volteándolos ocasionalmente, hasta que estén dorados y tiernos.
  4. Sirve los níscalos a la plancha como guarnición o como parte de una ensalada.

Revuelto de níscalos

Un revuelto de níscalos es una opción deliciosa y versátil para disfrutar de este hongo:

  1. Corta los níscalos en láminas o trozos más pequeños.
  2. En una sartén, caliente un poco de aceite de oliva y añade los níscalos.
  3. Sazona con sal y pimienta al gusto y cocina hasta que estén dorados y tiernos.
  4. Bate los huevos en un recipiente aparte y añádelos a la sartén con los níscalos.
  5. Cocina el revuelto hasta que los huevos estén cuajados.
  6. Sirve el revuelto de níscalos caliente y decora con perejil picado.

Platos más elaborados con níscalos

Si quieres llevar el sabor y la presentación de los níscalos a otro nivel, puedes probar estas recetas más elaboradas:

Risotto de níscalos

El risotto es un plato italiano clásico que combina perfectamente con los níscalos. Aquí tienes una receta para disfrutar:

  1. En una olla, calienta caldo de pollo o verduras y mantenlo caliente a fuego bajo.
  2. En otra olla, derrite mantequilla y añade cebolla picada finamente.
  3. Agrega los níscalos limpios y cortados en láminas y cocina hasta que estén dorados.
  4. Añade el arroz y mezcla durante unos minutos hasta que absorba la mantequilla.
  5. Comienza a agregar el caldo caliente, una cucharón a la vez, removiendo constantemente.
  6. Cocina hasta que el arroz esté al dente y cremoso.
  7. Retira la olla del fuego y añade queso parmesano rallado y mantequilla.
  8. Mezcla bien y deja reposar el risotto durante unos minutos antes de servirlo.

Níscalos rellenos

Esta receta aporta un toque elegante a los níscalos y es perfecta para impresionar a tus invitados:

  1. Retira los tallos de los níscalos y reserva.
  2. En una sartén, calienta aceite de oliva y añade cebolla y ajo picados.
  3. Pica los tallos de los níscalos y añádelos a la sartén.
  4. Agrega jamón serrano picado, pan rallado y perejil picado y saltea hasta que esté todo bien integrado.
  5. Rellena los sombreros de los níscalos con la mezcla anterior y coloca en una bandeja para horno.
  6. Hornea a 180°C durante 15-20 minutos, hasta que estén dorados.
  7. Sirve los níscalos rellenos como aperitivo o como acompañamiento de carnes o pescados.

Conclusión

Los níscalos son una opción deliciosa para incluir en tu cocina. En este artículo hemos compartido recetas sencillas y más elaboradas para que puedas disfrutar de todo su sabor y textura. Recuerda siempre limpiar los níscalos adecuadamente antes de cocinarlos y experimenta con diferentes preparaciones para descubrir tus platos favoritos. ¡Buen provecho!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer níscalos: una guía completa para disfrutar de este delicioso hongo puedes visitar la categoría Cocina.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad