Cómo hacer café frío con leche condensada

Tabla de contenidos

El café frío se ha convertido en una de las bebidas más populares del verano. La combinación refrescante de café y leche condensada crea un sabor dulce y cremoso que es difícil de resistir. Si quieres aprender cómo hacer café frío con leche condensada en casa, estás en el lugar correcto. En este artículo, te mostraremos paso a paso cómo preparar esta deliciosa bebida para que disfrutes en cualquier momento del día. ¡Empecemos!

Ingredientes necesarios

Antes de comenzar con la preparación, asegúrate de tener a mano los siguientes ingredientes:

  • 1 taza de café fuerte
  • 1 taza de hielo
  • 2 cucharadas de leche condensada
  • 1/2 taza de leche
  • 1 cucharada de azúcar (opcional)

Paso 1: Preparar el café fuerte

Comienza preparando una taza de café fuerte. Puedes utilizar tu método de preparación de café preferido, ya sea una cafetera de goteo, una prensa francesa o incluso café instantáneo. Asegúrate de hacerlo con café de buena calidad para obtener los mejores resultados.

Paso 2: Enfriar el café

Una vez que hayas preparado el café, déjalo enfriar a temperatura ambiente durante unos minutos. Luego, transfiere el café a una jarra o recipiente con tapa y colócalo en el refrigerador. Deja que se enfríe completamente antes de continuar con el siguiente paso.

Paso 3: Mezclar la leche condensada y la leche

En un recipiente aparte, mezcla la leche condensada y la leche hasta que estén bien combinadas. Puedes ajustar la cantidad de leche condensada según tu preferencia de dulzor. Si te gusta más dulce, añade más leche condensada; si prefieres menos dulce, añade menos. También puedes agregar azúcar adicional si lo deseas.

Paso 4: Agregar hielo al café

Una vez que el café esté completamente frío, retíralo del refrigerador y agrega el hielo. Vierte el café sobre el hielo y revuelve suavemente para enfriarlo aún más. El hielo también ayudará a diluir el café, por lo que no quedará demasiado fuerte.

Paso 5: Añadir la leche condensada

Después de agregar el hielo, vierte lentamente la mezcla de leche condensada y leche en el café. Puedes hacerlo al gusto, dependiendo de cuánto dulzor prefieras. Revuelve bien para asegurarte de que la leche condensada se mezcle de manera uniforme con el café frío.

Paso 6: Decorar y servir

Finalmente, puedes decorar tu café frío con leche condensada como desees. Puedes añadir un poco más de leche condensada en la parte superior, espolvorear un poco de canela en polvo o agregar un poco de cacao en polvo. Sirve tu café frío en un vaso alto con hielo adicional si lo deseas.

Conclusión

El café frío con leche condensada es una deliciosa bebida refrescante que puedes disfrutar en cualquier época del año. Con solo unos pocos pasos simples, podrás preparar esta bebida en casa y sorprender a tus amigos y familiares con su sabor dulce y cremoso. Experimenta con diferentes proporciones de café, leche y leche condensada para encontrar tu combinación perfecta. ¡Disfruta de tu café frío con leche condensada y refréscate en los días calurosos de verano!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer café frío con leche condensada puedes visitar la categoría Cocina.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad