Cómo hacer caldo de pollo: una receta deliciosa y nutritiva

Tabla de contenidos

El caldo de pollo es una preparación clásica en la cocina, conocida por su sabor reconfortante y beneficios para la salud. En este artículo, aprenderás cómo hacer caldo de pollo casero, con ingredientes naturales y siguiendo paso a paso una receta sencilla pero deliciosa. ¡No necesitas ser un chef experto para disfrutar de un caldo de pollo casero delicioso!

Ingredientes

Antes de comenzar a preparar tu caldo de pollo, asegúrate de tener los siguientes ingredientes:

  • 1 pollo entero (de preferencia ecológico o criado en libertad)
  • 2 zanahorias grandes, peladas y cortadas en trozos grandes
  • 2 tallos de apio, cortados en trozos grandes
  • 1 cebolla grande, pelada y cortada en cuartos
  • 3 dientes de ajo, pelados y machacados
  • 1 ramita de perejil fresco
  • Sal y pimienta al gusto
  • Agua

Pasos para hacer el caldo de pollo

Sigue estos pasos para obtener un caldo de pollo casero delicioso:

Paso 1: Preparación de los ingredientes

Lava el pollo con agua fría y luego sécalo con papel absorbente. Corta el pollo en trozos grandes, quitando la piel y separando las partes en muslos, alas, pechugas y carcasa.

Paso 2: Salteado de verduras

En una olla grande, calienta un poco de aceite a fuego medio. Agrega la cebolla cortada en cuartos y los dientes de ajo machacados. Cocina hasta que la cebolla esté transparente y aromática.

Añade las zanahorias y el apio cortados en trozos grandes. Sofríe las verduras durante unos minutos para que se ablanden ligeramente.

Paso 3: Agregar el pollo y el agua

Agrega los trozos de pollo a la olla y cubre todo con agua fría. Asegúrate de que el agua cubra completamente los ingredientes. Agrega sal y pimienta al gusto.

Coloca una ramita de perejil fresco en el caldo. El perejil le dará un aroma y sabor adicionales al caldo de pollo.

Paso 4: Cocción lenta

Lleva el caldo de pollo a ebullición a fuego medio-alto. Una vez que hierva, reduce el fuego a bajo y deja que el caldo se cocine a fuego lento durante aproximadamente 2 horas. Durante la cocción, asegúrate de remover la espuma que se forma en la superficie para obtener un caldo más limpio.

Si prefieres una cocción más rápida, puedes utilizar una olla a presión y reducir el tiempo de cocción a una hora.

Paso 5: Colar el caldo

Una vez que el caldo de pollo haya cocido durante el tiempo adecuado, retira la olla del fuego y deja que se enfríe un poco. Luego, coloca un colador grande sobre otra olla o recipiente para filtrar el caldo y separar los ingredientes sólidos (pollo y verduras) del líquido.

Presiona suavemente los ingredientes sólidos con una cuchara para que suelten todo el líquido. Desecha los ingredientes sólidos, ya que habrán liberado todos sus sabores al caldo.

Paso 6: Degustar y ajustar la sazón

Prueba el caldo de pollo y ajusta la sazón según tus preferencias. Agrega más sal, pimienta o especias si es necesario. Recuerda que el caldo de pollo es la base de muchas recetas, por lo que es importante que tenga un sabor equilibrado y agradable.

Beneficios para la salud del caldo de pollo casero

El caldo de pollo casero no solo es delicioso, sino que también ofrece una serie de beneficios para la salud. Aquí tienes algunos de ellos:

1. Hidratación

El caldo de pollo es una excelente fuente de líquidos, lo que lo convierte en una opción perfecta para mantenerse hidratado. Puedes disfrutar de una taza de caldo de pollo en cualquier momento del día, especialmente en épocas de enfermedad o desgaste físico.

2. Nutrientes esenciales

El caldo de pollo casero es rico en nutrientes esenciales. Contiene proteínas provenientes del pollo, así como vitaminas y minerales presentes en las verduras utilizadas. Además, el caldo de pollo es bajo en calorías, lo que lo convierte en una opción saludable y nutritiva.

3. Propiedades antiinflamatorias

El caldo de pollo contiene gelatina, que se obtiene de los huesos y cartílagos del pollo. La gelatina es conocida por su capacidad para reducir la inflamación en el cuerpo, lo que puede ser beneficioso para personas con problemas articulares o digestivos.

4. Ayuda a aliviar los síntomas del resfriado

Bebidas calientes como el caldo de pollo pueden ayudar a aliviar los síntomas del resfriado, como la congestión nasal y el dolor de garganta. El vapor del caldo caliente también puede proporcionar alivio temporal para la congestión nasal.

Hacer caldo de pollo casero no solo es fácil y delicioso, sino que también ofrece una serie de beneficios para la salud. ¡Anímate a probar esta receta y disfruta de un caldo de pollo casero lleno de sabor y nutrientes!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer caldo de pollo: una receta deliciosa y nutritiva puedes visitar la categoría Cocina.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad