Cómo hacer jabón de glicerina y aceite de oliva: una receta sencilla y natural

Tabla de contenidos

El jabón casero se ha convertido en una tendencia creciente en los últimos años, y no es de extrañar. Hacer tu propio jabón te permite controlar los ingredientes que utilizas y evitar los productos químicos y aditivos dañinos que a menudo se encuentran en el jabón comercial. Una de las recetas más populares para hacer jabón en casa es la de jabón de glicerina y aceite de oliva. En este artículo, te mostraremos paso a paso cómo hacer este maravilloso jabón de manera sencilla y natural.

¿Qué es la glicerina y por qué es beneficioso para la piel?

La glicerina es un subproducto natural del proceso de fabricación del jabón. Se trata de un líquido transparente y viscoso que tiene propiedades hidratantes y suavizantes para la piel. La glicerina ayuda a retener la humedad en la piel, lo que la hace ideal para personas con piel seca o sensible. Además, también tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, lo que contribuye a la salud de la piel.

Beneficios del aceite de oliva en el jabón casero

El aceite de oliva es otro ingrediente clave en esta receta de jabón casero. El aceite de oliva es rico en antioxidantes y ácidos grasos esenciales que nutren e hidratan la piel. Es conocido por sus efectos emolientes y suavizantes, que ayudan a mantener la elasticidad y la suavidad de la piel. Además, el aceite de oliva también tiene propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas, lo que lo convierte en un ingrediente ideal para el cuidado de la piel.

Ingredientes necesarios para hacer jabón de glicerina y aceite de oliva

Para hacer jabón de glicerina y aceite de oliva, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 500 gramos de glicerina base
  • 120 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 20 gotas de aceite esencial de tu elección
  • Colorante natural (opcional)
  • Molde para jabón
  • Cuchara de metal o espátula
  • Alcohol en spray
  • Tazas medidoras
  • Termómetro de cocina

Paso a paso para hacer jabón de glicerina y aceite de oliva

Paso 1: Preparación

Antes de comenzar a hacer el jabón, asegúrate de tener todos los ingredientes y utensilios listos. Coloca la glicerina base en un recipiente resistente al calor y córtala en trozos pequeños para facilitar su fusión. Coloca el termómetro en la glicerina y tenlo listo para medir la temperatura.

Paso 2: Derretir la glicerina

Coloca el recipiente con la glicerina en una olla con agua caliente a fuego medio-bajo. Calienta lentamente la glicerina hasta que se derrita por completo, revolviendo constantemente con una cuchara de metal o espátula para evitar que se pegue o queme.

Paso 3: Agregar el aceite de oliva

Una vez que la glicerina esté completamente derretida, retira el recipiente del fuego y deja que la temperatura baje a alrededor de 50-55°C. Agrega el aceite de oliva virgen extra y mezcla bien hasta que esté completamente incorporado.

Paso 4: Añadir el aceite esencial y el colorante

Ahora es el momento de personalizar tu jabón. Agrega 20 gotas de aceite esencial de tu elección para darle fragancia al jabón. También puedes agregar colorante natural si deseas que tu jabón tenga un color específico. Mezcla bien para distribuir el aroma y el color de manera uniforme en la mezcla.

Paso 5: Verter la mezcla en el molde

Con cuidado, vierte la mezcla de jabón en el molde. Asegúrate de llenar el molde por completo y eliminar cualquier burbuja de aire que pueda aparecer en la superficie. Golpea suavemente el molde sobre una superficie plana varias veces para eliminar las burbujas de aire restantes.

Paso 6: Esperar y desmoldar

Deja que el jabón se enfríe y solidifique por completo durante al menos 4-6 horas o durante la noche. Una vez que el jabón esté completamente sólido, desmolda con cuidado. Si el jabón no sale fácilmente del molde, puedes colocar el molde en el congelador durante unos minutos para aflojarlo.

Paso 7: Cortar y curar el jabón

Corta el jabón en barras o la forma que desees. Coloca las barras de jabón en un lugar fresco y seco para que cure durante al menos 4-6 semanas. Durante este tiempo, el jabón perderá agua y se endurecerá, lo que resultará en un jabón más duradero y suave.

Conclusión

Hacer jabón de glicerina y aceite de oliva en casa es una excelente manera de cuidar tu piel de forma natural. Esta receta sencilla te permite controlar los ingredientes que utilizas y disfrutar de los beneficios hidratantes y suavizantes de la glicerina y el aceite de oliva. Experimenta con diferentes aceites esenciales y colorantes naturales para crear jabones únicos y personalizados. ¡Anímate a hacer tu propio jabón casero y disfruta de una piel saludable y radiante!

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer jabón de glicerina y aceite de oliva: una receta sencilla y natural puedes visitar la categoría Manualidades.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad