Cómo hacer salsa de tomate casera para conservar

Tabla de contenidos

La salsa de tomate casera es un condimento versátil y delicioso que puede ser utilizado en una variedad de recetas. Además, hacer tu propia salsa de tomate te permite controlar los ingredientes y evitar los conservantes y aditivos presentes en las salsas comerciales. En este artículo, aprenderás paso a paso cómo hacer una salsa de tomate casera y cómo conservarla adecuadamente para disfrutarla durante mucho tiempo.

Ingredientes necesarios

Para hacer salsa de tomate casera para conservar, necesitarás los siguientes ingredientes:

  • 2 kg de tomates maduros
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de azúcar
  • Sal al gusto
  • Especias opcionales como orégano, albahaca y pimienta

Paso 1: Preparación de los tomates

Comienza por lavar los tomates y retirarles el pedúnculo. Luego, haz un corte en forma de cruz en la base de cada tomate. Esto facilitará el pelado posteriormente. A continuación, sumerge los tomates en agua hirviendo durante unos segundos y, rápidamente, pásalos a un recipiente con agua fría. De esta manera, la piel se desprenderá fácilmente.

Paso 2: Preparación de la cebolla y el ajo

Pela la cebolla y los dientes de ajo, y pícalos finamente. Puedes utilizar un procesador de alimentos o hacerlo a mano.

Paso 3: Cocinando la salsa de tomate

En una olla grande, calienta el aceite de oliva a fuego medio. Agrega la cebolla y el ajo picados y cocínalos hasta que estén dorados. Añade los tomates pelados y cortados en trozos grandes. Agrega también el azúcar y la sal al gusto. Si deseas, puedes agregar especias como orégano, albahaca y pimienta para darle más sabor. Mezcla bien todos los ingredientes.

Cocina la salsa de tomate a fuego medio-bajo durante aproximadamente una hora, removiendo ocasionalmente. A medida que la salsa se va reduciendo y espesando, los sabores se concentrarán y se obtendrá una salsa deliciosa.

Paso 4: Envasado de la salsa de tomate

Mientras aún esté caliente, coloca la salsa de tomate en frascos de vidrio esterilizados. Asegúrate de llenarlos dejando un espacio libre en la parte superior, esto permitirá una buena conservación. Cierra los frascos herméticamente.

Si prefieres, puedes utilizar frascos con tapa de rosca o también puedes utilizar frascos con tapa que sella al vacío. En el caso de los frascos con tapa de rosca, asegúrate de esterilizar previamente tanto los frascos como las tapas hirviéndolos en agua caliente durante unos minutos y dejándolos secar al aire antes de utilizarlos. Si optas por los frascos con tapa que sella al vacío, sigue las instrucciones del fabricante.

Paso 5: Conservación de la salsa de tomate

Una vez envasada la salsa de tomate, es importante llevar a cabo un proceso de pasteurización para asegurar su conservación adecuada. Para hacer esto, coloca los frascos en una olla grande con agua y lleva a ebullición. Mantén los frascos en ebullición durante al menos 20 minutos. Luego, retíralos del agua caliente y déjalos enfriar por completo antes de almacenarlos en un lugar fresco y oscuro.

Si sigues todos estos pasos correctamente, tu salsa de tomate casera conservará su sabor y calidad durante varios meses. Asegúrate de etiquetar los frascos con la fecha de envasado para controlar su tiempo de almacenamiento.

Conclusión

Hacer salsa de tomate casera para conservar es una excelente manera de disfrutar de este delicioso condimento durante todo el año. Asegúrate de usar tomates maduros y seguir los pasos de preparación y envasado adecuados para garantizar la conservación a largo plazo. Disfruta de tu salsa casera en pastas, pizzas, salsas y muchas otras recetas donde su sabor realzarán tus platos.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Cómo hacer salsa de tomate casera para conservar puedes visitar la categoría Cocina.

¡No te pierdas esta otra información!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Go up
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad